ARADIA EL EVANGELIO DE LAS BRUJAS CHARLES LELAND PDF

University of Toronto Presspp. Leland also equated Aradia with Herodias, explaining his speculation that Herodias was actually Lilith: Ways of the Strega: Falta coherencia entre los relatos e incluso entre las secciones que Leland atribuye al Vangelo. Sin embargo, el contenido de Aradia no fue bienvenido por todos los neopaganos. Sorcerers, Heretics and Pagans.

Author:Gara Kakree
Country:Belize
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):24 September 2016
Pages:416
PDF File Size:20.27 Mb
ePub File Size:10.67 Mb
ISBN:911-9-30322-156-1
Downloads:66401
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dougul



Leland en El Evangelio de las Brujas Charles G. Leland Prefacio Si el lector alguna vez se ha encontrado con los trabajos del folklorista G. Andrs al Folklore, ser consciente que hay en Italia un gran nmero de stregas, adivinos y brujas, quienes leen las cartas, realizan ceremonias extraas en las que los espritus, se supone, son invocados, hacen y venden amuletos, y, de hecho, se comportan ellos mismos como generalmente su supuesta clase suele hacer, los Voodoos Negros en Amrica o las brujas en todas partes.

Pero el italiano strega o la bruja tienen en ciertos respetos un carcter diferente a estos. En la mayor parte de los casos provienen de una familia en la que su creencia o arte han sido practicadas por muchas generaciones. No hay duda en que hay casos en los que su linaje se remonta a los tiempos medievales, romanos, o incluso etruscos.

El resultado naturalmente ha sido la acumulacin en tales familias de mucha tradicin. Pero en la Italia del Norte, como su literatura indica, aunque hubiera alguna pequea reunin en la que se contaran cuentos de hadas y supersticiones populares por eruditos, nunca ha existido el menor inters por las historias de brujas, ni ninguna evidencia de que existieran una increble cantidad de antiguos mitos romanos y otras leyendas, como las que Ovid ha registrado, y de las que muchos escritores latinos evitaron de l.

Los mismos magos y brujas contribuyeron en gran medida a esta ignorancia, creando un profundo secreto de todas sus tradiciones, provocado por el temor que tenan a los sacerdotes.

De hecho, esto contribuyo inconscientemente a la conservacin de tal ciencia, la atraccin por lo prohibido siempre ha sido muy poderosa, y la brujera, como la trufa, crece mejor y tiene mejor sabor cuanto ms profundamente escondida est. Sin embargo sucede que, tanto el sacerdote como el mago desaparecen ahora con una rapidez increble - esto hasta ha sorprendido a un escritor francs quien lo comentaba en su viaje en tren con un Franciscano - y dentro de unos aos ms con los peridicos y las bicicletas y solo el Cielo sabe lo que suceder cuando aparezcan los aparatos voladores, probablemente causar un cambio radical de todo.

Sin embargo, ellos mueren despacio, y hasta an hay ancianos en la Roma del Norte que conocen los nombres los Doce Dioses en Etrusco, e invocaciones a Bacco, Jpiter, Venus, Mercurio, Lares y a los espritus ancestrales, y en las ciudades son las mujeres quien preparan extraos amuletos, sobre los que canturrean un antiguo hechizo de tiempos romanos, El Evangelio de las Brujas Charles G.

Leland y quienes pueden asombrar por el culto a sus leyendas de dioses latinos, mezclados con la ciencia que puede ser encontrada en Cato o Theocritus.

Por una de estas ancianas me enter en , y desde entonces he procurado recoger de todos sus congeneres los hechizos ocultados por muchas tradiciones en muchos lugares.

Tambin es cierto que he recogido informacin de otras fuentes, pero esta mujer por su larga experiencia ha aprendido lo que pocos entienden y como extraerlo de aquellos de su clase. Entre otras reliquias extraas, ella tuvo xito, despus de muchos aos, en la obtencin del siguiente Evangelio, el cual tengo de su letra. Una lista llena de su naturaleza con muchos detalles ser encontrada en un Apndice. No s si definitivamente mi informadora sac una parte de estas tradiciones de las fuentes escritas o la narracin oral, pero creerlo era lo principal.

Sin embargo, hay unos magos quienes conservan documentos en relacin con su arte. No he visto a mi colaboradora desde que el Evangelio me fue enviado. Espero poder informarme mejor en un futuro. Como explicacin breve puedo decir que sus seguidores conocen la brujera como la vieja religin, en la que DIANA es la Diosa, su hija Aradia o Herodius el Mesas femenino, y de cmo esta naci, lleg hasta las brujas de la tierra, estableci la brujera, y regres al cielo.

Aqu son expuestos como se realizaban las ceremonias e invocaciones o conjuros para ser dirigidos a Diana y Aradia, el exorcismo de Can, y el hechizo de la piedra sagrada, ruda y verbena, la constitucin, como el texto indica, el servicio regular a sus creencias, el decir y lo que debe ser cantado o pronunciado en las reuniones de brujas.

Tambin estn incluidos los conjuros y las bendiciones de la miel, la comida, la sal, y los bizcochos de la cena de las brujas, que es curiosamente clsica, y claramente una reliquia de los Misterios romanos. El trabajo podra haber sido ampliado indefinidamente sumndole las ceremonias y los conjuros que en realidad forman una parte de la Escritura de la Brujera, pero como estos estn casi todos - o en el gran parte en mis escritos titulados Etruscos-romanos y las Leyendas de Florencia, donde pueden ser encontrados, he dudado en incluirlos en este volumen sin antes saber si hay un suficiente nmero de pblico que comprara tal trabajo.

Desde la escritura del anterior libro he encontrado y ledo un trabajo muy inteligente y divertido titulado Romanzo dei Settimani, de G. Cavagnari, , en el cual el autor, en forma de una novela, representa vistosamente los modales, los hbitos del pensamiento, y sobre todo la naturaleza de la brujera, y muchas de las supersticiones de los campesinos de Lombardia.

Lamentablemente, aunque teniendo un conocimiento extenso del tema, nunca parece habrsele ocurrido al narrador que estas tradiciones eran El Evangelio de las Brujas Charles G. Leland tonteras no maliciosas o la locura de una forma abominable anti-cristiana. Y eso que all existen maravillosas reliquias de la mitologa antigua y de su valioso folklore, que es el corazn mismo de la historia, es como si ni siquiera se preocupara por l como lo hara un comn Zoccolone o un Franciscano pateando por el camino.

Se podra pensar como que un hombre tuviera sospechas de que una bruja quera matar a siete personas como rito o ceremonia, para conseguir el secreto de riqueza infinita, que tal bruja deba de tener infinidad de leyendas maravillosas; pero de todo esto no hay ninguna evidencia, y esta claro que nada podra estar ms lejos de su mente que el que hubiera un punto de vista ms interesante en todo ello. Su excelente libro, pertenece al gran nmero de escritos sobre fantasmas y supersticin ya que ha cado en el descrdito, en el que los autores se complacen con la burla satrica y barata para la que su relato simplemente vulgar y falso.

Como el seor Carlos Coldstream, ellos han echado una ojeada en el crter de Vesubio despus de que dej de estar en actividad, y no encontraron nada en el. Pero haba algo en el una vez; y el hombre de ciencia, lo cual no era el Seor Carlos, en ninguna parte encuentra mucho en los restos, y los anticuarios Pompeya o un Herculaneum dijeron que hay todava siete ciudades enterradas para desenterrar.

He hecho lo que poco esto es realmente muy poco poda hacer, desenterrar algo del volcn muerto de la brujera italiana. Si esta debe de ser la manera en la que la brujera italiana es tratada por el escritor ms inteligente que la ha representado, no ser considerado notable que all sean tan pocos los que se preocupan de si hay un Evangelio verdadero de las Brujas, al parecer de una antigedad extrema, incorporando la creencia en una contra-religin extraa que se ha mantenido desde su propio tiempo a los das del presente.

He de decir, sin embargo, en justicia a todos los que realmente estn interesados en explorar los caminos oscuros y desconcertantes, que la ciencia de la brujera es ocultada con el cuidado ms escrupuloso por los pocos que la siguen en Italia, tal como ocurre entre los Chippeway Medas o Voodoo Negro. En mi novela dedicada a la vida de m Settimani, representa la vida de un estudiante junto a una bruja, adquiriendo con esfuerzo, poco a poco, sus hechizos y conjuros, el trabajo de muchos aos.

Dragomanoff me cont como cierto hombre en Hungra, que haba recogido mucha informacin la cual despus fue publicado en diarios El Evangelio de las Brujas Charles G. Leland populares , pero la haba robado, y al ao siguiente cuando Dragomanoff regres, encontr al ladrn en plena practica como si fuera un mago esplendoroso. Realmente l no haba conseguido muchos conjuros, slo una docena y poco ms, pero en esto que surgi un gran negocio en su camino, y aventuro a decir que no haba apenas una sola bruja en Italia que conociera tantos como el haba publicado, el mo habiendo sido completado por muchos colaboradores y de muy diversas partes.

Hay que tener en cuenta que todo lo escrito, a menudo, ha sido destruido escrupulosamente por sacerdotes o penitentes, o por un nmero enorme de gente tiene un miedo supersticioso de hasta vivir en la misma casa con tales documentos, por lo que considero que la recuperacin del Evangelio es algo que debe de considerarse como algo notable. Esto es el Evangelio de las Brujas: Diana am desmesuradamente a su hermano a Lucifer, el dios del Sol y de la Luna, el dios de la Luz, que era exageradamente narcisista, y por causa de su orgullo fue desterrado del Paraso.

Diana tuvo una hija con su hermano, a quien dieron el nombre de Aradia Herodius. En esos das haba en la tierra muchos ricos y muchos pobres.

Los pobres fueron hechos esclavos de los ricos. En esos das eran muchos los esclavos que fueron tratados cruelmente; atormentados en cada palacio y en los calabozos de cada castillo. Muchos esclavos consiguieron escapar y huyeron del pas; as llegaron a ser ladrones y gentes de mal vivir.

En vez de someterse a sus opresores, planearon su fuga y robaron a sus amos para despus matarlos. As se convirtieron en ladrones y asesinos, morando en las montaas y en los bosques para evitar la esclavitud. Diana dijo un da a su hija Aradia: En verdad fuiste concebida y creada por el Espritu, Pero naciste para volver a ser otra vez mortal; Debes volver a bajar a la tierra para instruir a mujeres y hombres.

A todo quin este dispuesto a estudiar la brujera en tu escuela. Leland Nunca mas sers hija de Can, ni como a la raza a la que pertenece.

Malvado e infame por el sufrimiento, Como los judos y cngaros errantes, Ladrones y bribones; como a ellos.. Y sers la primera de brujas conocidas; Y sers ante todo mi embajadora en el mundo; Y ensears el arte de envenenar, De envenenar a los que son seores poderosos de todo; Si, tu hars que mueran en sus palacios; Y atars el alma del opresor con el poder ; Y cuando halles un campesino que es rico, Entonces ensears a la bruja, tu alumna, cmo arruinar todas sus cosechas con tempestades horribles, Con relmpagos y con truenos, Y con granizo y viento Y cuando un sacerdote le cause mal y la hiera por sus creencias, le retornar el dao por duplicado, y lo har en mi nombre..

Diana, la Reina de todas las brujas Y cuando los sacerdotes o la nobleza os digan que debis poner vuestra fe En el Padre, en el Hijo, y en Mara, entonces contestareis: "Vuestro Dios, el Padre, y Maria son Tres diablos Leland Despus de que Aradia fue enseada a dominar la magia y la brujera, a cmo destruir la mala raza de opresores, ella ense a sus alumnos y les dijo: Cuando me habr marchado de este mundo, Siempre que vosotros tengis la necesidad de algo, Una vez el mes, y cuando la luna este llena, Os reuniris en algn lugar del desierto, O en un bosque solitario y adorareis al poderoso espritu de vuestra reina, Mi madre, La Gran Diana.

Ella gustosamente os ensear toda la brujera que an no habis aprendido Sus secretos ms profundos, entonces mi madre os ensear, la verdad de todas las cosas an desconocidas. Y seris liberados todos de la esclavitud, Y entonces seris libres en todo; Y como signo que sois realmente libres, Estaris desnudos en vuestros ritos, tanto hombres como mujeres; esto durar hasta que el ltimo de vuestros opresores ser eliminado; Y haris el juego de Benevento apagando las luces, y despus de esto celebrareis vuestra cena as.

Tomareis comida y sal, miel y agua, y haris este conjuro: Te conjuro, OH! Comida Quin alimenta verdaderamente nuestro cuerpo, y de quien sin ti no podramos vivir, T que antes de llegar a ser flor, como semilla entraste en la tierra, Dnde se esconden los ms profundos secretos, y entonces cuando el suelo se remueve asemejando al polvo con su danza con el viento, mientras con paciencia, revolotean los secretos extraos Y antes, cuando aun estabas en el odo, como un dorado grano brillante, entonces las lucirnagas acudieron a lanzar su luz en ti para ayudar en tu crecimiento, porque sin su ayuda No podras crecer ni llegar a ser hermoso; Por lo tanto perteneces a la senda de las brujas y de las hadas, al igual que las lucirnagas pertenecen al sol Reina de las lucirnagas Apresrate, Ven a m ahora en veloz carrera, Arra tu caballo al or ahora mi canto!

Arra, OH! El hijo del rey pronto te libertar! Leland con lupa estudiar tus secretos ocultos, Antes de que todos tus brillantes misterios sea revelados por completo, Si, toda la ciencia maravillosa y confusa de nuestra vida, de nuestra cruz y de las que estn por venir. As a todos los misterios conocer, Si, an hasta el del ultimo grano; Y cuando esto por fin yo realmente sepa, Lucirnaga, libre te dejar partir!

Cundo los secretos oscuros de la Tierra sean sabidos por m, Mi bendicin, por fin, te dar! Aqu sigue el Conjuro de la Sal. Te conjuro , sal, aqu! Agua y el sol, sed favorables a m! Aqu sigue el Conjuro de Can. Te conjuro, OH! Can, cuando t no puedes Tener el descanso y la paz hasta que seas liberado del sol donde estas prisionero del arte, mientras debes ir golpeando tus manos y corriendo rpidamente Te invoco para que me permitas saber m destino; Y que el mal cambie su curso para m!

Si me concedes esta gracia, yo lo ver claro en el agua y en el esplendor del sol; Y tu, OH! Can, dirs de palabra todo lo que en mi destino deber ser. Y si no concedes mi deseo, Que no puedas tu conocer la paz y la dicha! A continuacin seguir el Conjuro de Diana. Leland Hars bizcochos o galletas para comer, con vino, sal, y miel, le dars forma de medialuna o astado, y los pondrs a hornear, mientras dirs: No cuezo al horno el pan, ni con ello la sal, Tampoco cocino la miel con el vino; Cuezo al horno el cuerpo y la sangre y el alma, El alma de la gran Diana, que no conozca el descanso ni la paz, y sienta el cruel sufrimiento hasta que otorgue lo qu yo solicito con todo mi deseo, Se lo pido desde lo ms profundo de mi corazn!

Y si la gracia es otorgada, OH! Diana En tu honor celebrar este banquete, Comer y agotar la copa profundamente, Bailaremos y saltaremos desordenadamente, Y si concedes la gracia que requiero, cuando el baile sea ms desenfrenado, todas las lmparas sern extinguidas y amaremos libremente Y as esto ser hecho: Todos se sentarn a la cena desnudos, los hombres y las mujeres, y despus del banquete, bailarn, cantarn, harn la msica, y gozarn del amor en la oscuridad, con todas las luces apagadas; ya que ser el Espritu de Diana quien las extinga, y as bailarn y harn msica en su honor.

Y sucedi que Diana, despus de que su hija haba alcanzado su misin y agotado su tiempo en la tierra entre los mortales, la record, y le dio el poder que cuando ella haba sido invocada Para conversar con espritus.

Para encontrar tesoros escondidos en ruinas antiguas. Para conjurar los espritus de los sacerdotes que murieron dejando tesoros ocultos. Para entender la voz del viento. Para cambiar agua en vino.

Para leer en las cartas. Para saber los secretos de la mano quiromancia Para curar las enfermedades. Para domesticar bestias silvestres. Charles G. Leland Y cualquier cosa que pidieran al espritu de Aradia, se otorgara a los que merecieran su favor. Y as deben ellos invocarla: As busco a Aradia! En la medianoche, en la medianoche entro en un campo, y conmigo llevo el agua, el vino, y la sal, - llevo el agua, el vino, y la sal, y mi talismn mi talismn, mi talismn, y una pequea bolsa roja la que alguna vez sostengo en mi mano el engao dentro, el engao dentro, la venta, con la sal en ello, en ello.

Con el agua y el vino que me bendigo, me bendigo con la devocin para implorar un favor de Aradia, Aradia. Mi Aradia! El Arte te hizo mi hija, con l que era el ms malo de todos los espritus, quin desde antao ha reinado en los infiernos cuando fue expulsado del cielo, Quin con su hermana te engendr a ti, Pero como tu madre se arrepinti de su defecto, Y dese por compaero a un espritu quin Deba ser benvolo, Y no malvolo!

Aradia, Aradia!

JUBILATE DEO LASZLO HALMOS PDF

Aradia: El Evangelio de las brujas

.

LOTERIA CAMPECHANA PDF

Etiqueta: Maddalena entregó a Charles Leland un manuscrito

.

AGNI SIRAGUGAL PDF

55264462 Charles G Leland ARADIA El Evangelio de Las Brujas

.

Related Articles